top of page

Las Harley Davidson rugen en la tradicional bendición de Covadonga

Los integrantes de Asturias Chapter, el club regional de «Harley Owners Group», arrancaron motores este domingo en la que fue su primera ruta oficial del año.

Una jornada de confraternización entre moteros que ha reunido a un total de ochenta personas procedentes de distintas comunidades autónomas. Montadas sobre sus motocicletas marca Harley Davidson, recorrieron Cangas de Onís con destino a Covadonga. «Esta edición ha sido un éxito, hay más gente que nunca. Han venido los compañeros de Cantabria, de Valladolid y de La Coruña», explicó el director del club asturiano, Acisclo Álvarez-Sala González.

La mañana comenzó en la capital canguesa, desde donde partieron las 55 motos en dirección al real sitio. Allí, frente a la basílica de Santa María, tuvo lugar uno de los momentos más importantes de la mañana, convertido ya en una tradición: la bendición de las motos por parte del abad de Covadonga, Adolfo Mariño. «Los moteros vienen todos los años y en momentos distintos. Para nosotros es un motivo de alegría, porque muchos de ellos van a visitar a la Santina, que es un imán que atrae a la gente», comentó el Abad.

«No es solo algo religioso, sino también algo mágico y espiritual. Se trata de disfrutar de un día en moto con toda la familia Harley y bendecir las motos de cara a nuestras próximas rutas», explicó Acisclo Álvarez-Salas. Rutas que pretenden llevar a cabo en parajes nacionales, pero que también se extenderán a Estados Unidos (EE UU).

Tras la ceremonia y la foto de familia junto a la estatua de Pelayo, las Harley Davidson rugieron con fuerza alejándose de Covadonga hacia su siguiente parada: el restaurante Los Arcos de Cangas de Onís, donde finalizó la jornada con una comida.

Los asistentes coincidieron en destacar el éxito de la iniciativa y en su mayor parte confirmaron su intención de repetir visita a Cangas de Onís y a Covadonga el próximo año.

83 visualizaciones0 comentarios

Comments


logo chapter2P.tif
bottom of page